Es fácil, si sabes cómo

Con este título, en este blog, uno esperaría encontrar un método sencillo para aprender a montar en bici, o para lanzarse a usarla en la ciudad con seguridad...
(Los enlaces los he cogido de Pedaleando en Valencia y de Pedalibre.)

Pero va a ser que no. Y, como ya he metido una frase y unos enlaces directamente relacionados con el bicismo, pues me voy a permitir, excepcionalmente, salirme un poquito del tema del blog para narrar una pequeña victoria personal.

Un día, a mediados de noviembre, retoqué la advertencia sanitaria del blog, y puse:

LAS AUTORIDADES SANITARIAS ADVIERTEN:
El uso de la bici es muy adictivo y contagioso.
¡EMPIECE A PEDALEAR!

que (para los no fumadores, o los fumadores que tapan las advertencias de sus paquetes) es una emulación de:

LAS AUTORIDADES SANITARIAS ADVIERTEN:
El tabaco es muy adictivo.
¡NO EMPIECE A FUMAR!

Lo hice como auto-recordatorio de que había decidido que iba a dejar de fumar, por segunda vez.

Lo cierto es que fumaba bastante poco, lo que en realidad hace más difícil dejarlo (total, no es tan molesto, y no parece tan peligroso...). Pero era consciente de que es una estupidez y, sobre todo, una vergüenza delante de mis hijos (el mediano me tenía mártir - y se lo agradezco).

Básicamente, la clave, aparte de tomar la decisión, no es recopilar datos de lo malo que es, ni apelar a la fuerza de voluntad, sino, simplemente, entender cómo funciona exactamente la adicción al tabaco, cómo es posible que nos enganchemos siendo que a nadie le gustan los primeros cigarrillos, por qué los fumadores creen que les gusta o les ayuda en las situaciones de tensión/relajación/concentración/aburrimiento, y cómo es (o parece) tan difícil, prácticamente imposible, dejarlo.
Esta comprensión tiene un premio especial para los padres de menores de edad, y es que normalmente ninguno querría que sus hijos se enganchasen; entendiendo la mecánica de la adicción, se comprende que lo único que podemos hacer para tratar de evitarselo es dejarlo nosotros, y esa motivación es un refuerzo importante de la decisión.

Así que el día 22 de diciembre me tocó el gordo (calculo que unos 10000€ durante el resto de mi vida, repito que fumaba poco, y no estoy teniendo en cuenta las futuras subidas de precio), porque no es que dejase de fumar, es que me fumé mi último cigarrillo, después de haber seguido fumando normalmente, o un poco más de lo normal, durante el último mes.

No he necesitado ningún tipo de sustitutos, no he engordado, no lo he pasado mal, no he estado insoportable (bueno, no más de lo habitual), y no siento que me haya privado de nada. Todo lo contrario. Aunque, naturalmente, durante estos días lo he echado de menos. Pero, entonces, el truco no es evitar pensar en el tabaco, sino cambiar el pensamiento. En vez de "ahora me fumaría un cigarro" pienso "¡qué suerte! ¡ya no me tengo que fumar un cigarro ahora, de lo que me estoy librando!". O, si oía (los primeros días) una vocecita interior que me decía, con voz de Gollum: "fuuuma, amo, no sseass tonto", yo le contestaba mentalmente: "jódete cabrón, que no te daré tu tessoro".

Para evitar la tontería de reincidir he recurrido a algún truquillo miserable, como dejar en Navidad una carta firmada por Papá Noel para mis hijos en la que "él" les anunciaba que yo había dejado de fumar (claro, sólo habían pasado dos días, así que ni se habían dado cuenta), o tener la ocurrencia de escribirlo aquí (ya casi ha pasado demasiado tiempo para servir de refuerzo, pero bueno, así sirve de celebración).


Aunque, bien pensado, todo esto sí que tiene que ver con el tema del blog, sin contar con que mejora sensiblemente las prestaciones ciclistas:
No fumar es la opción sensata, igual que usar la bici como medio de transporte.

7 comentarios:

  1. como te vea con un cigarro me vas a oir...

    muy bueno el video, esta noche mismo lo practicaré (en sueños) :-)

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por dejar de fumar; yo lo hice cuatro veces; espero que esta sea la definitiva pues ya van más de diez años. Tambien deje de beber.
    Ahora soy adicto a internet.

    ResponderEliminar
  3. resiste don biciclote!! yo llevo una semana tambien...tambien fumaba poco, como tu, pero llevaba la tira de años, tambien intentaba no fumar delante de mis hijas pero a veces me veian y me reñian.
    he aprovechado un catarro malo malo. pero espero aguantar el tiron.
    espero que aguantemos juntos!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegrara mucho que nos libremos a la vez de semejante carga.

    Si lo estas dejando ya a fuerza de voluntad, tal vez no te sea util el famosisimo libro cuyo titulo "plagie" y cuyo contenido adapte y resumi (el libro es un poco infumable, a ratos, aunque el fundamento y metodo me parecen muy buenos)

    En tu caso, cuando "flaquees" o te venga el tabaco a la cabeza, piensa que no te estas privando de nada, y te estas liberando de la lata esa de angustiarse si te quedas sin tabaco, o si no puedes fumar cuando te apetece.
    El efecto del tabaco para los fumadores, la razon por la que parece que gusta, es porque, durante un momento, al fumar, aplacan la leve ansiedad del mono y se encuentran... igual que los no fumadores todo el tiempo, pero con el aparato respiratorio atacado y oliendo mal. Y con unas hijas defraudadas.

    ResponderEliminar
  5. Inteligente y sana decisión la de dejar de fumar. y si que nuestros hijos e hijas son unos grandes aliados para dejar el vicio, en eso algo hemos ganado, por que cuando yo era pequeño estabas deseando engancharte al tabaco y veías tan normal que tus padre fumaran.
    Por cierto hoy que pega fuert el viento en Valencia recuerdo el cierzo zaragozano. jo! Que duro!!
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. No es para tanto. Era mas fresco que fuerte. Y hacia sol la mayor parte del tiempo.

    Efectivamente, antes (y todavia) la gente se engancha porque piensa:
    * con lo malo que esta lo dejare cuando quiera (a quien le han gustado los primeros cigarros? quien no ha tosido/vomitado/desmayado?)
    * si los demas fuman sera porque al final tiene algo bueno

    ... y al cabo de unos cuantos cigarricos de esos, ya estas enganchado, te da el mono, te fumas uno (que ya es soportable) y se te pasa, eso te hace sentir bien, etc, etc, etc ...

    ResponderEliminar
  7. Ánimo Don biciclote que yo tambien estoy en esa batalla. Creo que con todo esto hoy mismo lo dejo.(En serio).

    ResponderEliminar