Extravagancia

Esta semana pensaba perpetrar alguno de dos artículos pendientes, inspirados por comentarios recogidos (uno sobre la culpa de los atascos, otro sobre lo razonable de la opción en favor de la insumisión a determinadas normas), pero se ha colado una idea leyendo el blog de ingeniería y sostenibilidad para el siglo XXI.

Recuerdo que una vez me puse a especular, (sólo) medio de coña, con la posibilidad de sustituir las pesas y fricciones de los gimnasios por generadores de electricidad, con los que al menos se podría iluminar o incluso climatizar el propio recinto. También me parecía que a las bicis les podríamos volver a poner una dinamo, no para la luz, que eso es poco práctico, e inseguro, sino para cargar móviles, mp3ses, las pilas de las linternas, o lo que sea, a la vez que incrementábamos al gusto la resistencia del pedaleo - esto se me ocurrió precisamente porque, a pesar de lo de las cuestas, hay quien querría que el trayecto diario fuese más ejercicio, y no menos. Un invento parecido (actualización: ¡ya está inventado!) sería muy agradecido para ponérselo en la rodilla los excursionistas, y así tener autonomía durante las travesías de montaña. Etcétera.

Pues bien, esto de la micro-generación de energía a costa de nuestros esfuerzos no debe de ser cosa de locos (¿o somos cada vez más los locos?). Se les ha ocurrido para ponerlo en puertas giratorias.
A alguno seguro que le parecerá una extravagancia. A mí lo que me parece una extravagancia, y por ende una extra-vagancia, es lo que se tiende a hacer ahora para las puertas muy franquedas, en las que se quiere evitar la corriente de aire (cosa que evitan inteligentísimamente las puertas giratorias): poner dos puertas algo distantes, que se abren "solas" (consumiendo energía) al detectar presencia de personas.
No sé a vosotros, pero a mí siempre me han encantado las puertas giratorias, como creo que a todos los niños. Igual empezamos a verlas más a menudo, quizás con algún artilugio para devolver, y no sólo atrapar, energía cuando requieran entrar personas de movilidad reducida.

- ¡Eh! ¡Que las puertas giratorias no son bicicletas!
- Ya, pero se mueven con energía humana, como las bicicletas...
- Bueno, pero ¡las bicicletas no son extravagantes!
- ¿Seguro?
(Read an interview to the designer,
in you are interested in the development of technical ideas.)

2 comentarios:

  1. Leñe, vaya promoción "por los pelos" la de este post en la lista de pedalibre... total, para mandar a la web de strida.

    ResponderEliminar
  2. Hombre, dados los beneficios que saco yo de esto... Lamento las molestias.


    Y el enlace que interesa es el de la entrevista al inventor (el último, el de la derecha, en inglés), no el de la web de strida

    ResponderEliminar