Regreso del futuro

Esta semana he tenido que viajar por trabajo. Siempre me olvido de algo, esta vez ha sido la cámara de fotos. Así que no puedo subir imágenes de:
  • autovías y carreteras siempre flanqueadas por ciclovías, por las que se desplazan diariamente los trabajadores a distancias similares a las que aquí nos parecen inapropiadas, e incluso con lluvia
  • carreterillas campestres con un carril para coches y dos para bicis, de forma que cuando no hay bicis dos coches se pueden cruzar pisando las ciclovías de los lados, pero si hay bicis hay que esperar detrás para poder adelantarlas
  • aparcabicis cubiertos, o de dos pisos, absolutamente abarrotados, en particular en las estaciones de tren: la forma normal de desplazarse a distancias considerables es bici-tren-bici, dejando una bici en cada estación. Los aparcamientos para bicis de las estaciones son mucho más grandes que los de coches, y están muchísimo más llenos, pongamos que hay menos de veinte coches y más de mil bicis, ¡imaginad si fuese del revés, qué caos!
  • zonas residenciales de millonarios, según me habían dicho y puede comprobarse viéndoles a través de la ventana, gracias a una curiosa aversión a las cortinas, o viendo los BMWs, Mercedes, etc que tienen aparcados. Millonarios que se desplazan mayoritariamente en bicicleta, por las callejuelas todas ellas zona 30 (sin carril bici, claro), o con la combinación antedicha de bici-tren-bici (he dicho millonarios, no estúpidos)
  • personas con todas las combinaciones posibles de edad, género, color, elegancia, etc, pedaleando relajadamente, hasta con el paraguas extendido, como si tal cosa; lo que no ví fue gente obesa, excepto un taxista con el que charlé y que me dijo que le gustaba ir en bici a la playa, primero con los amigos, luego con la novia, luego con los niños, pero que ahora que tiene 61 años ya no lo hace porque está todo el día con "this taxi business"
  • bicicletas con una o dos sillitas para niños, y tambén niños yendo solos al colegio, demostrando que viven en ciudades pensadas para todos
Lástima que este país del futuro pueda acabar inundado. El sitio donde fui a trabajar está bajo el nivel del mar (actual), detrás de los diques, y me contaron que a fuerza de cerrar estuarios para plantar más flores las tormentas amenazan con llevarse los diques antiguos, que han de reconstruir cada tres años. Si llega a inundarse, ¿será como la Atlántida? ¿Llegaremos a pensar que un país moderno que se mueve en bicicleta es un mito?

6 comentarios:

  1. Lo malo es que cuando ese país esté inundado, el nuestro a este paso, se habrá chamuscado por el sol y la sequía.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sé que no será lo mismo, pero nosotros te prestamos algunas fotos si quieres ;)

    ResponderEliminar
  3. que chulo que chulo, yo quiero ir alli! a ver si podemos organizarnos para ir este verano a ver todas esas cosas con mis propios ojos!!

    ResponderEliminar
  4. Un pais precioso del cual tenemos mucho que aprender. Me gustaría que mi ciudad fuera así y poder ir en bicicleta a cualquier sitio.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Juan Luis nuestro pais estara chamuscado por el Sol, la sequía, los incendios, el cemento y el ladrillo y los campos y los montes transformados en asfalto y en centros comerciales.
    Creo que me estoy poniendo Pesi Mista; mejor me callo,

    ResponderEliminar
  6. Gracias, amigos, por vuestros amables comentarios.

    Juan Luis, Toupeiro: no sabemos casi nada de cómo nos afectarán los cambios; si se deshiela Groenlandia y la masa de agua interrumpe la corriente del golfo, nos tocará glaciación, no chamusquina; lo que sí sabemos es lo que podemos hacer cada uno en cada nivel, por poco que sea.

    Ali: preciosas fotos, preciosas bicis "de época". Como a Slim, se me han activado los "planes veraniegos cicloturísticos".

    Pepe: nuestra ciudad podría ser mejor que las holandesas, nos toca a nosotros trabajar por ella. Me llamó mucho la atención lo del Huerva que escribiste, tengo un plan de preparación de rutas verdes por los ríos de Zaragoza en el que incorporaré tus observaciones.

    Y perdonad que esta semana ya no escriba nada más, que tengo trabajo atrasado (y he vuelto a escribir un poco en los comentarios de El Periódico), en una
    noticia sobre el metro

    ResponderEliminar