Disculpas

Como les pasa a otros amiblogs, aunque por distintos motivos, voy a tener este blog algo menos atendido que de costumbre (que ya es decir).
Tengo pendiente escribir unos interesantísimos artículos titulados:
  • Tres en un burro (espero una foto mía y otra de un amiblog nuevo)
  • Distribución de premios CTDE (ya tengo a tres nominados)
  • La i-Lógica del tráfico (en tiempos de i-Phones, i-Tunes, etc...)
  • Toreando el tráfico (homenaje a El Baulero, que debo desde hace un montón de tiempo)
  • Un carril bici perfecto (tomado de aquí, sólo le quiero "hacer campaña")


Y, hablando de disculpas, os reproduzco un diálogo que he tenido hoy en el mostrador de admisión de un centro médico, al que había acudido con mi bici después de dejar a los chicos en el cole (lo que era muy obvio, llevaba casco, guantes sin dedos, pinza de pantalón, y chubasquero, que ayer llovió y hoy no estaba la cosa clara).

Entra un señor preguntando quién ha dejado un coche en doble fila, que está molestando para la entrada y salida en un aparcamiento público, del que luego descubrimos que él es el conserje (le llamaremos Sr. Aconserjado).

Le responde un hombre "bastante grueso" (le llamaremos Sr. Egordista) de los que estaban en el mostrador, diciendo que el coche es suyo, que lo ha dejado ahí porque "era un momento" y "no había sitio" (atención, repito que ¡estaba obstruyendo la entrada de un aparcamiento público, en una calle que es zona azul! con dos cojones (cuadrados)...), que tal como lo ha dejado tampoco molesta tanto, y que ya lo quitará, cuando acabe.

El Sr. Aconserjado le dice que hay varios coches esperando y se le quejan a él (así es como descubrimos que es el conserje del aparcamiento público).

El Sr. Egordista le corta con un amable: "Déjeme en paz, que yo tengo cosas importantes que hacer, si usted se aburre y no tiene otra cosa que hacer que ir molestando a la gente, haga lo que tenga que hacer".

El Sr. Aconserjado se va. Espero que a llamar a la grúa o a pincharle las ruedas al coche dichoso.

Y entonces empieza el diálogo que os quería contar, con la mujer que tengo al lado, en la cola, que me dice:
- ¡Desde luego, hay gente que no hace más que incordiar!
- (Sospechando que se refiere al Sr. Aconserjado, me hago el loco) Sí, mira que dejar el coche mal aparcado, molestando, ¡lo que hay que ver!
- (Cambio de gesto, y tono defensivo) Pero es que si tienes que ir en coche y no hay sitio, ¿qué vas a hacer?
- (Candorosamente) No sé, venir en autobús, en bici, andando, en taxi, aparcar en un aparcamiento...
- (Dubitativa) Bueno, pero eso a veces no es posible.
- (Más candorosamente) Pero muchas veces sí. Yo llevo dos años haciéndolo.
- (Pensando tierra trágame) Ya, bueno, no sé si será el caso, yo no sé este señor, pero claro, tampoco vas a meter el coche en un aparcamiento para un rato.
- (Infinitamente candorosamente) Pero... si cobran por minutos, ¿por qué no?

Se queda con cara de pensar (o eso creo/espero): "no puedo decir que para no perder tiempo y dinero, porque entonces tendría que haber empezado NO cogiendo el coche".

Pero afortunadamente en ese momento nos toca a ambos avanzar en la fila y que nos atiendan.

Ya que estamos en el médico, me despido deseándole salud.

(Se la deseo sinceramente, por supuesto, aunque, en el fondo, yo sé que ese deseo es también una indirecta: "desengánchate del coche".)

7 comentarios:

  1. Anónimo8.10.08

    La gente se queja del coche porque le gusta quejarse....y no solo del coche...del tiempo, de la crisis, de los jovenes, del conyuge, y así hasta el infinito.
    Se quejan y pese a todo prefieren ir en coche, debe ser que les compensa al fin y al cabo.
    La queja es el deporte nacional...y viaja en todo tipo de transporte.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo no he tenido nunca un coche (y espero no tenerlo), pero la gente que lo tiene siente una completa adicción. No vale eso de coger el bus, el metro... O se va en coche o no se va. Para ellos eso de esperar a que llegue el bus, ir con más gente o no poder fumar es toda una inconveniencia.

    Bah, lo de siempre, son ideas comunes, como lo de "alquilar es tirar el dinero" o "Madrid no se puede ir en bicicleta", etc, etc.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8.10.08

    Ni son todos los que están ni están todos los que son.

    Hay de todo en todos los sitios, puede que el grupo de gente adicto al coche sea más nuemroso, pero tambien hay gente que a veces usa el coche, a veces el trasnporte publico, a veces la bici, a veces camina...

    ResponderEliminar
  4. Con razón se ven tantísimos coches aparcados en doble fila teniendo sitio "de pago" para aparcar a pocos metros, por aquello de que en Madrid aparcar en doble fila sale gratis. Y lo peor es que la gente lo ve como algo normal y ven raro al que se desplaza en bici.

    ResponderEliminar
  5. Ese tio es un crack :-D, vaya campeón.
    Muy buena tu campaña encubierta.
    Yo también me he lanzado. He conseguido que un niño de 3 años que le llevaban al cole en coche, quiera ir en bici :-)
    Le regalé la bici de mi hijo pequeño y ahora es un bici-adicto.
    Mejor que empecemos con las nuevas generaciones, ya que el resto es difícil de cambiar.
    Salud ;-)

    ResponderEliminar
  6. Me temo que como no cambien las cosas voy a ir al clínico en ambulancia, como acompañante de un familiar.
    Tengo que esperar un par de días por ver si reacciona, pero ya tengo el volante sin fecha para llamar a una ambulancia, espero que coches y bicis no molesten en la entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Don Biclicote, estese usted tranquilo, que todos hemos tenido algún blogbajón de vez en cuando. Lo importante es no dejarlo abandonado.

    Esperaré todavía con más impaciencia sus entradas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar