Valencia en bici

Este último puente nos fuimos a Valencia con los hijos pequeños (los que van al cole en bici) de visita familiar y para satisfacer la curiosidad viajera del mediano, que es el de los auriculares de guasa (en las fotos).
Metimos nuestras dos bicis plegables y sus dos BTT (de 20" y 24") en el maletero, con la ropa y demás bártulos, y allá que nos fuimos, estrenando la autovía continua, que ya era hora de tener una comunicación decente, ahora sólo nos faltaría un tren en condiciones.

Valencia es una ciudad bastante curiosa. Se podría hablar de sus extravagancias hidrológicas o constructoras, que viene a ser más o menos lo mismo, pero eso se saldría del tema, así que intentaré (con poco éxito) no decir nada. También se puede hablar del tráfico. Espero que en Valencia ningún conductor se queje de que los ciclistas se salten los semáforos en rojo, dejen la bici en cualquier lado o vayan por la acera, pues son cosas que los automovilistas también hacen con frecuencia.

Incumplir las normas es la única norma que se respeta universalmente, y como observador conjeturo que la causa es el poco empeño que se pone en hacerlas cumplir. Por ejemplo: en el Oceanográfico se repite por los altavoces en varios idiomas cada cinco minutos que no se hagan fotos con flash. Sin embargo los destellos son continuos, y bien fáciles de localizar, pero nunca ví a nadie llamar la atención a los infractores. Poner una y otra vez el mensaje grabado debe de ser más barato y cómodo. Tanto como inútil.

Así que, con esta cultura cívica, no es de extrañar ver a los ciclistas hacer cosas tales como saltarse un semáforo en rojo al atardecer, sin luces, viniendo un bus por el cruce. O pedalear a más de 30 km/h por el Parque del Turia, por el carril de la acera compartida con los abundantes peatones y niños propios de una mañana festiva de la más benigna primavera, o por el césped, que ya tiene varios "senderos" así marcados.

También espero que nadie proteste por el gasto en "construir", digo pintar, carriles bici, tan útiles para aparcar en ellos con menos complejos que en una acera normal. Supongo que no llegan los euros para otra cosa, ni para separar el carril bus, ni para actualizar el sistema de bonobús por algo más moderno y multimodal. Pero no será porque no hay euros metidos en la construcción.
Estos días está todo patas arriba. Tratar de moverse en coche es de locos. Supongo que es para facilitar que se haga caso de esta campaña, que aplaudimos.

Pensaréis que no nos ha gustado Valencia. Pues estáis totalmente equivocados. Ya he dicho que es una ciudad muy curiosa. Una de las cosas más espectaculares que se pueden hacer en Valencia es "viajar" del pasado al futuro bajando por una rampa. Arriba el caos de tráfico, el ruido, la contaminación, el asfalto, el cemento. Te deslizas con tu bici (o caminando) rampa abajo y te metes en el Parque del Turia, por el que puedes ir de un extremo a otro de la ciudad entre árboles, fuentes, parques infantiles, campos de deporte, terrazas, etc, oyendo el canto de los pájaros y el rumor del agua, escogiendo entre sol o sombra, o parando a contemplar el paisaje. El Parque del Turia tiene una interesante historia. Tras una inundación del río Turia, que normalmente ni llega al mar de "tan bien que se aprovecha", se decidió desviarlo por el Sur de la ciudad. Esperemos que el río esté siempre de acuerdo. El caso es que el antiguo cauce se ha convertido en el gran parque lineal de Valencia (tras salvarse de convertirse en una gran autovía) y es la bendición del viajero, o el oriundo, que se quiere mover por Valencia en bici. Son unos quince kilómetros por los que puedes desplazarte con toda la seguirdad y placer del mundo desde la superfashion Ciudad de las Artes y las Ciencias, hasta el recién inaugurado zoológico (Bioparc) y los lagos que hay en sus cercanías, pasando por el casco histórico señalado por las Torres de los Serranos. Y si quieres visitar el casco, con su magnífica catedral y alrededores, sus encantadoras callejuelas, iglesias, universidad vieja, palacios, estupendos edificios modernistas, etc, también lo puedes hacer en bici, pues muchas de sus calles son peatonales o con tráfico calmado, como indican en este estupendo mapa. Y si quieres que te lo muestren y expliquen (en inglés), a la vez que conoces a gentes de diversas procedencias, te puedes apuntar a una visita con guía que sale todos los días desde hace unos años, a las diez de la mañana, en Valencia bikes.

Comparto con vosotros una selección de fotos.


En fin, que nos ha encantado, hemos pasado unos días fantásticos, unos días más felices de nuestras vidas (esto lo tengo que explicar en otra ocasión).

Nos hemos quedado con ganas de volver, cuando Rita encuentre el tesoro que parece que está buscando.
Y, si es en verano, también iremos a la playa de la Malvarrosa, y recorreremos el paseo marítimo.

En bici, por supuesto.

10 comentarios:

  1. que chulo tu reportaje, y que razon tienes en muchas cosas. me alegro de que te haya gustado valencia, con sus defectillos y todo, al tráfico caotico es dificil acostumbrarse, yo estoy en ello y eso que llevo aqui la tira de años.

    esta bien el bioparc? aun no hemos ido nosotros. las fotos estan muy majas. veo que hiciste la ruta por el centro: mira en ese edificio de la Universidad Vieja que dices tu, ahi mismo en el cuarto piso trabajo yo. a que esta chulo???

    hasta cuando querais entonces. a ver si coincidimos aqui, en zaragoza o en cuevas, mas cosas en comun no podemos tener ;-)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que es una suerte trabajar en ese entorno, está chulísimo. Estabanmontando una exposición de fotografía con muy buenas pintas.

    El Bioparc es un zoo pequeño, "temático" (sólo África), con un bastante acertado aprovechamiento del cemento pintado para decorar y ambientar. Está bien para darse un paseo con niños, tal vez mejor cuando lo terminen. ¡Muy recomendable llevar prismáticos!

    Eso sí, es un poquito caro, y los zoos... bueno, a mí también me gustaban de niño, y eso que entonces sí que eran descaradamente cárceles.

    Gracias otra vez por tus recomendaciones y ayudas. Si volvemos a Valencia te lo decimos. Me he quedado con muchas ganas de hacer la vía verde de Ojos Negros (paramos en Navajas a tomar un café...)

    ResponderEliminar
  3. buen reportaje sobre Valencia, una ciudad que tendría todos los puntos para ser perfecta por su orografía, alrededores y clima, pero que le falta mucho civismo y tambien limpieza entre otras cosas. Pero en fin eso es lo que tenemos.
    De todas formas que pasa que no habeis dormido, por que ha sido un puente super-aprovechado, no?
    Por cierto el café que os tomasteis en el viaje, no sería en Barracas en vez de en Navajas, lo digo por que por la primera si que pasa la autovía y la vía verde, por la segunda solo la via verde.
    adeu

    ResponderEliminar
  4. Yo estuve en Valencia una vez y guardo un grato recuerdo. A ver si puedo repetir visita.

    ResponderEliminar
  5. A ver si los aragoneses que están hoy en Valencia se lo pasan tan bien como tú (ganando al Valencia, obviamente).

    Yo, por mi parte, tendré que empezar a coger la bici ahora que empieza el buen tiempo por aquí. ¡Operación bikini!

    ResponderEliminar
  6. Cucumber: Era Navajas, un cámping con cabañas.

    Es cierto que hay que salirse un poco de la autovía mudéjar, pero yo interpreté que era siempre así, incluso en Barracas, donde iba a parar a la vuelta, pero como los niños se habían dormido seguimos hasta la Fuente Cerrada.

    Me gustó mucho que NO hayan puesto áreas de servicio franquiciadas, sino que tengas que salir hasta un pueblo.

    Dani: pues a ver si podemos coincidir en alguna ocasión. ¿Se puede hacer Ojos Negros con trenes? ¿Entre Zaragoza y Teruel? ¿Desde Sagunto a Teruel? O lo de la vía que dijiste que todavía no es verde.

    ResponderEliminar
  7. Don Biciclote, rutas hay muchas por Teruel, por desgracia la vía verde de Alcorisa está un poco parada.

    De todas formas cuando quieras hago de anfitrión tuyo y de quien quieras por mi pueblo. Hay cosas bonitas para ver desde una bicicleta.

    ResponderEliminar
  8. Te lo has currado Don Biciclote, magnifico reportaje.

    ResponderEliminar
  9. Mmm, creo que me voy a buscar algún espónsor y viajaré por ahí con la bici para contarlo aquí.

    Que contarlo también es un gran placer.

    Supongo que os sabéis el chiste del náufrago con Claudia Schiffer, que acepta liarse con ella sólo si ella acepta a cambio interpretar después a su mejor amigo (de él).
    Ella dice que sí, se lían, y luego él le dice:
    Tío, no te imaginas a quién me estoy tirando...

    ¡Hala, buen finde a tod@s!

    ResponderEliminar
  10. Precioso. Me has dejado con la miel en los labios. Cualquier día de estos a Valencia, que hace demasiado tiempo que me lo voy prometiendo.

    ResponderEliminar