Para gustos están los colores - El Pirineo en otoño

En vista de que algunos amigos ciclistas prefieren la carretera, me había propuesto contar hoy una excursión de su gusto.

Había seleccionado una ruta a la que tengo especial cariño, que es el puerto del Cotefablo.
Le tengo cariño por su gran belleza, y por ser origen de estupendas excursiones en bici o andando (por el Sorrosal, por el Infierno - donde anteayer casi me voy al idem, al Cebollar, al sobrepuerto, entre los pueblos del valle, etc.)
Y sobre todo le tengo cariño por su origen: fue el "precio" pagado, hace casi un siglo, por la declaración del Parque Nacional de Ordesa - a cambio de renunciar a la explotación de la zona protegida, los habitantes del Sobrarbe conseguían la ansiada comunicación con sus vecinos del Serrablo. Todos ganamos.

Pero por dos motivos, no voy a hacerlo (esta vez).
El primero es que estos días había demasiado tráfico como para que resultase agradable, problema que sólo se reducirá cuando se abra la nueva carretera de Sabiñánigo a Fiscal (que, en broma, decíamos que sería para la Expo, y ahora ya sabemos que será, si acaso, para la siguiente Expo, porque para la de 2008 va a ser que no).
El segundo es que, después de bajar caminando ayer (con integrantes del Komando Kroketa y con javifields, entre otros amigos) los 1200 metros desde aquí:

no tenía las piernas para muchas alegrías. (Por cierto, vimos unos sarrios que se parecían más al segundo que a los primeros de la adivinanza que nos resolverá Pepe Nosela.)

Así que he optado por una ruta más suave, y no menos hermosa, y he recorrido los primeros kilómetros de la que recomendaba en verano (Sarvisé - Fanlo - Vió - Buerba - Puyarruego - San Úrbez - Nerín - Fanlo - Sarvisé), concretamente la parte del valle del Chate, entre Sarvisé y las primeras cuestas hacia Fanlo.
Como una imagen vale más que mil palabras (dependiendo del tamaño de la imagen, vale entre diez y mil veces más, ¿dejémoslo en unas cien veces más?), os voy a dejar con algunas fotos de la apoteosis de colores que presentaba el valle en este otoño especialmente benigno, y dedicaré unas pocas palabras a complementar las fotos con información para los demás sentidos: el rumor del agua, el canto de los pájaros, el aroma del bosque, la combinación de aire fresco con un baño de sol generoso...

9 comentarios:

  1. ¿Y a esa ruta tú la llamas suave?
    Yo he subido muchas veces en coche y en ocasiones nos hemos parado a recoger níscalos como los llama mi mujer o rovellones.
    En cierta ocasión y en Fanlo cogimos unos dos o tres kilos de setas de carrerilla, previa autorización del bar que está en lo más alto ya que estaban en su campo.
    Observo que las hojas de los árboles todavía no se han caido del todo y que estará todo bastante seco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Doy fe de lo de la calidad micologica de la zona (y eso que yo todavia no soy aficionado a la recoleccion), de la presencia de todas las hojas en los arboles, de que no esta nada seco, y de que le bar de todo lo alto, Las Eras, es el refugio del senderista o ciclista de la zona, porque Pilar te prepara un bocata de lo que tenga a cualquier hora que llegues! Y, si llegas a la hora de la puesta del sol, entonces la experiencia es impresionante (es un mirador excepcional de Sestrales y Peña Montañesa).

    ResponderEliminar
  3. pero son fotos tuyas? o son postales? que PASADA! son una chulada de fotos, de colores, de todo!!
    que envidia me has dado y que ganas de monte me han entrado ÑAM ÑAM

    ResponderEliminar
  4. Eso son piropos! Que ilusion me ha hecho que te gusten tanto! GRACIAS!!

    Pararme a hacer fotos era el tercer motivo de que la ruta fuese especialmente corta.

    Tengo la intencion (largamente aplazada) de ir completando las fotos que pongo en Google Earth, ahora que le voy cogiendo el punto a la camara nueva...

    Si quereis, podeis echar un ojo a ET, que es un alter ego que tengo en los eslabones encontrados...

    ResponderEliminar
  5. Estupendas fotografias Biciclote, eres muy bueno. Desde luego sabes disfrutar de los buenos momentos de que nos depara la vida. Sólo es necesario, como tú, saberse dejar invadir por ellos.
    Saludos Pepe

    Me gustaría que me prestaras algunas de tus fotos para mis alumnos y porque no decirlo tambien para mi deleite. Gracias por tu generosidad.

    Respecto a los sarrios hoy va la solución. Perdonad la demora.

    ResponderEliminar
  6. Con todo el gusto, Pepe!

    Como decía en un comentario previo, una selección (incompleta y no actualizada) se puede encontrar en ET

    Tengo unas cuantas fotos que subir, pero no lo he hecho por falta de tiempo, y porque varias son de flores que no he identificado.

    Te paso un enlace para verlas (y para echarme una mano con la identificación!) si me mandas un mensaje

    ResponderEliminar
  7. Son unas fotos realmente bellas de unos paisajes muy hermosos.
    No te separes de la cámara ni de la bicicleta.

    ResponderEliminar
  8. !qué preciosidad de fotos! me perdería ahora mismo por esos bosques pirenaicos. Es una suerte vivir cerca.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todos, no hay mas placer para un fotografo aficionado que compartir sus fotos y que te hagan tan amable aprecio!

    Procurare subir otras, cuando venga a cuento, y tratare de que sean dignas de vosotros.

    ResponderEliminar